Masaje con piedras volcánicas en camilla de madera

Masaje con piedras volcánicas

Como bien sabemos, los masajes son un auténtico placer para los sentidos, además, es la herramienta terapéutica más antigua que el ser humano ha utilizado para aliviar numerosas afecciones y molestias.

Existen multitud de estilos de masajes, pero en este artículo, trataremos sobre uno de ellos en particular, que ha ido adquiriendo popularidad por sus reconocidos beneficios, el masaje con piedras volcánicas.

¿En qué consiste el masaje con piedras volcánicas?

Aunque esta técnica era utilizada por los nativos de Australia y América, su origen se encuentra en un antiguo método de masaje oriental, inspirado en disciplinas creyentes de que en nuestro cuerpo existen siete centros energéticos llamados ‘chakras‘, a través de los cuales fluye la energía del universo (Rei) y la vital (Ki) de cada persona.

Según estas creencias, si padecemos algún tipo de enfermedad o malestar, es debido a que la energía no circula por nuestro organismo de forma correcta, esto suele estar producido por el bloqueo o mal funcionamiento de alguno de los chakras.

Este tipo de masaje también conocido como “terapia geotermal“, combina lo tradicional de la técnica con la aplicación de piedras volcánicas frías y calientes sobre los puntos en los que se encuentran dichos chakras, para así facilitar que fluya la energía vital adecuadamente, lo que ayuda a aliviar trastornos físicos y emocionales.

 

En que consiste el masaje con piedras volcánicas

¿Cómo se realiza un masaje con piedras volcánicas?

Para realizar este masaje, son necesarias piedras calientes y frías, entre los 50ºC y 8ºC aproximadamente.

Entre ellas podemos diferenciar tres tipos de piedras: unas perfectamente pulidas y redondas; otras de color gris oscuro y de origen volcánico, lo que permite que conserven el calor durante más tiempo; y otras de mármol blanco, aunque hay terapeutas que emplean el cuarzo debido a las propiedades magnéticas que se le atribuyen a este mineral.

 

Cómo se hace un masaje con piedras volcánicas

 

Las camillas de masajes de madera son idóneas para realizar esta técnica puesto que dan una sensación de tranquilidad necesaria para que la energía fluya correctamente. Además, para una mayor atmosfera de relajación, también se pueden emplear velas o inciensos aromáticos.

Primero, el terapeuta, realizará un masaje con aceites esenciales con el objetivo de que las piedras se deslicen con mayor facilidad por nuestro cuerpo.

A continuación, seguirá con la aplicación de las piedras sobre los ‘chakras’, ejerciendo cierta presión a la vez que nos masajea. Normalmente, estos puntos suelen distribuirse en la cabeza, la espalda, las manos, los pies y los muslos.

El calor que emanan las piedras nos aliviará los músculos y al mismo tiempo nos provocará sudoración.

Por último, procederá a la aplicación de las piedras frías, cuya finalidad principal es equilibrar nuestra temperatura corporal, a la vez que ejercer una acción tonificante.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              

La duración del masaje es de una hora aproximadamente, y tras él es recomendable tomar agua para reponer las sales minerales que hemos perdido a través del sudor.

 

Beneficios del masaje con piedras volcánicas

La terapia geotermal produce notables mejoras en el bienestar general de nuestro organismo, pero en realidad, sus beneficios van más allá de la sensación de bienestar generada. Algunos de los múltiples beneficios del masaje con piedras volcánicas son:

  • Mediante la acción directa que se ejerce sobre los chakras, reducimos el dolor crónico (sobre todo los óseos y musculares) y equilibramos el sistema nervioso y el circulatorio.
  • A través de la sudoración conseguida con las altas temperaturas de las piedras, conseguimos eliminar toxinas de la piel.
  • Gracias a la diferencia de temperatura de las piedras y a la acción del masaje conseguimos que nuestra circulación sanguínea se active, mejorando así el sistema circulatorio.
  • Reducimos notablemente nuestros niveles de estrés, ya que, mediante el correcto flujo de la energía, armonizamos cuerpo, mente y espíritu.
  • Este tipo de masaje también tiene numerosos efectos estéticos visibles, ya que revitaliza, oxigena e ilumina la piel. Esto es una consecuencia de la mejora de la circulación sanguínea y de la eliminación de toxinas, que contribuyen a reafirmar los tejidos y hacen que la piel tenga un aspecto mucho más terso y saludable.

Beneficios masaje con piedras volcánicas

 

Recomendaciones

El masaje con piedras volcánicas, sólo debe ser realizado por fisioterapeutas cualificados que conozcan el uso de las piedras, los puntos de energía y la temperatura, además de la posición y adaptación de las piedras al masaje.

Las piedras deberán estar correctamente higienizadas para garantizar los resultados beneficiosos de la terapia, también es muy importante la esterilización.

Si no se realiza de forma correcta la terapia geotermal, no conseguiremos ni la relajación ni el equilibrio energético que buscábamos, además, si la persona que aplica las piedras desconoce las temperaturas adecuadas, podría ocasionarnos quemaduras en la piel.

Si por el contrario la terapia se efectúa de forma adecuada, los beneficios serán visibles desde la primera sesión.

Este tipo de terapia está especialmente recomendada en aquellos casos de problemas nerviosos como el estrés, la ansiedad o el insomnio, para los problemas circulatorios, y para aliviar los dolores musculares y articulares, así como en los tratamientos de belleza.

 

Deja un comentario