Reiki, una terapia alternativa

¿Qué es el Reiki?

El Reiki es una técnica japonesa basada en la idea de que una energía vital invisible fluye a través de nosotros. Esta técnica reduce el estrés y nos ayuda a relajarnos, además de constituir un apoyo en la sanación de enfermedades corporales y espirituales.

Reiki es un método simple, natural y seguro en la curación espiritual y la superación. No es un sustituto de la medicina pero trabaja en conjunto con las técnicas médicas o terapéuticas para aliviar los efectos secundarios y promover la recuperación.

Esta práctica de curación espiritual, utilizada para promover el equilibrio en todo el sistema humano, no implica la manipulación física o la ingestión de cualquier sustancia, sino que trabaja con la energía vital de uno mismo. Este tratamiento se suele facilitar, con el cliente tumbado en una camilla adaptada a esta terapia, y a través de una simple imposición de manos sobre una serie de ubicaciones en el cuerpo llamados chakras.

Además, esta técnica no va unida a ninguna creencia religiosa, lo que la hace adecuada para cualquier persona.

Beneficios del Reiki

Esta técnica trabaja en diferentes niveles de la mejora de todo lo físico, mental, emocional y espiritual en la vida. A parte de ser uno de los sistemas de curación más antiguos, el Reiki también es uno de los más versátiles.

Este antiguo método japonés de sanación utiliza energía para equilibrar el cuerpo y la mente, y sus beneficios se puede sentir tanto por los clientes de Reiki como por sus practicantes. De hecho, el Reiki se cree que mejora casi cualquier aspecto de la vida, desde la salud física hasta el bienestar emocional.

Actualmente, se utiliza a menudo como terapia complementaria en hospitales, ya que este mejora la atención sanitaria que recibe el paciente y, no sólo ha ayudado a pacientes con dolencias físicas, sino que también ayuda a las personas con problemas psicológicos.

A continuación veremos algunos de sus múltiples beneficios:

  • El principal beneficio es la reducción del estrés y la relajación que aporta, lo que desencadena las habilidades del cuerpo para curarse, es decir, ayuda al sistema inmunológico.
  • Ayuda a lograr la paz y la armonía interior. Puede ser una valiosa herramienta a tener en cuenta en la búsqueda del crecimiento espiritual.
  • Los tratamientos regulares de esta técnica pueden producir un estado más tranquilo y más pacífico de bienestar, en el que una persona es más capaz de lidiar con el estrés diario, ayudando a aliviar trastornos, equilibrando la mente y las emociones.
  • Reiki ofrece alivio durante el estrés emocional y la tristeza, lo que ayuda en el proceso de duelo.
  • A nivel físico, la práctica de esta técnica ayuda a aliviar el dolor de la migraña, artritis o ciática entre otros. También ayuda con los síntomas del asma, fatiga crónica, de la menopausia y el insomnio.
  • Acelera la recuperación de la cirugía o enfermedad a largo plazo, ya que no solo ayuda con la medicina o tratamiento, sino que también tiende a reducir los efectos secundarios. Por ejemplo, los pacientes de quimioterapia que recibieron Reiki notaron una marcada disminución en los efectos secundarios de tratamiento.
  • Puede ser una manera eficaz para tratar los problemas inmediatos, como la enfermedad física o mental.
    Al ayudar a mantener un estado de equilibrio físico y emocional, el Reiki puede impedir que se vuelvan a desarrollar.

Tanto para dolencias físicas como mentales el reiki es un tratamiento que nos puede ayudar a superarlas.

Deja un comentario