Camillas para masaje Hilot, el tratamiento de moda

El masaje es uno de los tratamientos de salud y bienestar más populares, con un número cada vez más abultado de usuarios que se benefician de sus reconfortantes efectos. Sin embargo, no todos ellos persiguen los mismos objetivos ni se sirven de las mismas técnicas. El masaje hilot es uno de los más sutiles y a la vez completos, hundiendo sus raíces en la tradición filipina. Este conjunto de técnicas buscan el bloqueo de la energía del cuerpo, reduciendo la sensación de cansancio y optimizando al máximo cada esfuerzo. Es un procedimiento bastante complejo en el que toman parte plantas medicinales, diferentes tipos de aceites (como el de coco) y tiempo, mucho tiempo. No en vano, la mayoría de tratamientos de esta naturaleza exceden los noventa minutos.

¿Cual es la mejor camilla para masaje Hilot?

Al igual que en el resto de intervenciones, la técnica Hilot requiere de una camilla de masaje específica. En este sentido, las camillas para reiki están consideradas las más completas para realizar este tipo de actuaciones. Entre sus principales características destaca su superficie blanda y ligeramente más ancha que la de las camillas convencionales. Ello se debe a que la prioridad en las terapias hilot es la relajación muscular, de ahí que haya que propiciar un estado de absoluta calma en el cuerpo. A partir de ahí, las opciones se multiplican, con diferentes materiales y medidas. Una sugerencia especialmente útil es la de echar un vistazo a nuestro catálogo Kironoa.com, marca referente en la fabricación de camillas, con precios ajustados y una filosofía de fabricación propia que garantiza la máxima calidad.

Ventajas de las camillas de masaje Hilot

Las camillas para masaje Hilot de tipo reiki aportan notables ventajas tanto a los profesionales como a los usuarios. Por un lado, su estructura ajustable permite jugar con diferentes posiciones así como adaptar al máximo la superficie a las características y necesidades de cada paciente. Ello es particularmente práctico cuando se está llevando a cabo el tratamiento y no se desea que el usuario realice acción alguna. Con un sencillo movimiento, el masajista puede efectuar diferentes cambios de posición tanto de manera general como localizada. Es conveniente utilizar algún complemento, toalla o funda para reducir el contacto con los productos utilizados durante las terapias hilot ya que algunos pueden contener componentes abrasivos que pudieran deteriorar el tapizado de la camilla.Por último, las camillas para masaje hilot ofrecen muchas más posibilidades para los profesionales al margen de las terapias descritas. Su estructura adaptable las convierten en la base más idónea para realizar sesiones de tatuaje, depilación o cualquier otro tratamiento estético. Los modelos disponibles en nuestra web son igualmente resistentes a las variaciones de temperaturas, permitiendo su instalación dentro de centros de spa. Y aunque lo más recomendable es optar por los diseños plegables, también hay camillas fijas muy económicas y con amplia variedad de colores y estilos. Otro tanto puede decirse de los materiales de la estructura de las camillas, a elegir entre madera (de grato efecto estético) o aluminio (muy resistente).