Masaje sueco, la base del quiromasaje

El conocido como masaje sueco es una técnica que fue ideada por el nórdico Pehr Henrik Ling. Esta técnica es considerada por los profesionales del sector como la base del actual quiromasaje, y se trata de una práctica muy relajante y con efectos altamente tonificantes, cuyo principal objetivo es el de hacer que el paciente libere la tensión de manera sencilla. En la actualidad, existen muchas modalidades terapéuticos occidentales, una de las más conocidas es el quiromasaje, que derivan de manera directa o indirecta del llamado sueco. En el mismo se combinan tanto amasamientos como fricciones y cacheteos. Para practicarla, es necesario tener profundos conocimientos en fisiología y anatomía, además de saber crear el ambiente y las condiciones necesarias para lograr un total y completo relajamiento previo del paciente.

Como elegir las mejores Camillas para masaje sueco

Unas buenas Camillas para masaje sueco son absolutamente imprescindibles si se quiere ofrecer un servicio de calidad, y garantizar de esta manera la plena satisfacción del paciente. Los movimientos específicos que esta técnica requiere precisan de una total libertad de movimientos del profesional, así como de una postura relajada del paciente, en la que se le pueda manipular para cambiar de posición fácilmente. Una relajación integral tanto del cuerpo y de la mente se consigue partiendo de la posición ideal, creando después el ambiente necesario para que la comodidad sea absoluta y se establezca un clima en el que poder realizar la técnica de la manera más adecuada.Las camillas específicas para el masaje sueco cuentan con la ventaja de que tanto el diseño de los bordes, los materiales de la misma, el hueco practicado para la cabeza y los demás elementos que la componen están pensados para esta actividad en concreto. El resto de decisiones se han de tomar siguiendo otro tipo de criterios. Por ejemplo, en el catálogo de Kironoa se encuentran tanto modelos plegables como modelos fijos. En el caso de estos últimos, la robustez y estabilidad será mayor, lo que no significa que los modelos portátiles no sean estables. Por contra, una vez instaladas, es complicado volver a ubicarlas con cierta agilidad. Si una parte reseñable de los tratamientos van a tener lugar a domicilio, las camillas portátiles son sin duda la mejor elección.En cuanto a los materiales, si bien las de metales como el aluminio ofrecen ligereza y estabilidad, esto tampoco significa que sean superiores a las realizadas en madera, que, además de contar con el encanto de los materiales naturales, tiene también una gran estabilidad. A la hora de usar una camilla de masaje para otros propósitos, hay multitud de opciones. Desde los tratamientos cosméticos o la depilación, hasta darle uso para tatuar, pasando por otro tipo de usos sanitarios o incluso para usar en spas y lugares similares como punto de relax.Sea cual sea la que necesites, en el catálogo de Kironoa hay un modelo que se ajusta exactamente a la función que le quieras dar, con la suficiente versatilidad como para no quedarse obsoleto si decides explorar otras maneras de sacarle partido.