En que consiste la reflexología

La reflexología consiste en una terapia donde mediante la actuación manual sobre determinados puntos de la anatomía humana (manos, pies, orejas, nariz), que se consideran zonas reflejas, se obtiene un determinado efecto beneficioso sobre otros órganos internos con los que aquellos están comunicados de manera energética, produciéndose al propio tiempo una mejora en general de la salud.El origen remoto de esta disciplina hay que situarlo en la medicina tradicional china, aunque la reflexología moderna como tal tiene su origen principalmente en los trabajos llevados a cabo a comienzos del siglo XX por el doctor William Fitzgerald y los experimentos prácticos de la masajista Eunice Ingham.

Por qué usar una camilla específica para reflexología

Las camillas para reflexologia suelen estar fabricadas, como cualquier camilla de masaje, en madera, aluminio o acero, pudiendo ser asimismo fijas o plegables, estas últimas a tener en cuenta cuando hayan de realizarse servicios a domicilio. Lo ideal es que las camillas de reflexología consten de un reposacabezas, un temporizador para masaje y reposabrazos laterales. Dada la especial función de este tipo de camillas, hay que buscar sobre todo ligereza y comodidad, por lo que es recomendable que sean de una anchura amplia y tengan un recubrimiento acolchado y blando.Elegir una camilla de masaje especial para reflexología resulta esencial para que las sesiones se lleven a cabo de manera adecuada y el paciente se sienta en todo momento relajado y confortable. Las palabras clave a tener en cuenta en este sentido serían calidad, durabilidad y practicidad.Kironoa es en este sentido una empresa especializada en la elaboración y suministro de camillas para masaje que cuenta con marca exclusiva. Sus camillas son, por tanto, de fabricación propia, conformando las piezas de cada una por separado, lo que contribuye a incrementar la calidad en el proceso de fabricación. El catálogo de la tienda online de Kironoa es ciertamente amplio y variado en lo que se refiere a camillas, ya sean fijas o plegables, metálicas o de madera, eléctricas o hidráulicas, todas ellas de gran calidad y robustez, confeccionadas con los mejores materiales del mercado, con un tapizado antibacteriano que incide además en una mayor higiene, y todo ello a unos precios ciertamente insuperables.

Los mejores materiales para la práctica de la reflexología

Esta clase de camillas, además de su uso a los fines propios de la reflexología, pueden también tener otras utilidades, ya sea dentro de lo que son otras técnicas fisioterapeutas, ya en un marco estético, como pudiera ser en este último caso para la realización de tatuajes, depilación, estética o, entre otras, sesiones de spa.La elección de una camilla fija o plegable dependerá en última instancia del tipo de servicio a llevar a cabo. Las camillas fijas son, por regla general, más cómodas y resistentes, pero su peso las hace inadecuadas para desplazarse de un lugar a otro, en tanto que las camillas plegables o portátiles son más ligeras y se pueden transportar con mayor facilidad, por lo que vienen a ser la mejor alternativa en caso de trabajar a domicilio. Del mismo modo, las camillas de aluminio son más resistentes y ligeras, en tanto que la madera es un material más resistente y más vistoso desde un punto de vista estético.La elección dependerá, por tanto, del tipo de uso que se le vaya a dar a la camilla en cuestión, pudiendo en todo caso encontrar siempre la más idónea a cualquier necesidad y uso en Kironoa.